¿Qué pasaría si la Luna se alejase de la Tierra?
Hace ya varios millones de años, la Luna se encontraba muy cerca de nosotros. Parece ser que hasta diez veces más cerca que ahora (imaginaos el espectáculo visual). Pero se fue alejando 3,8 cm por año y ahora, millones de años después, está donde está.

A continuación, vamos a descubrir los efectos que tendría sobre la Tierra un alejamiento definitivo de la Luna. Por lo visto, serían devastadores. Ver para creer.

Fueron las misiones rusas y americanas a la Luna, realizadas en los 60, las que permitieron descubrir que el astro se alejaba de nosotros. Se dejaron sobre la superficie lunar cinco reflectores y, desde la tierra, se lanzaron haces de láser para medir su movimiento y su distancia exacta.

Sabemos con un margen de error de un milímetro que la Luna se aleja de nosotros 3,8 centímetros al año. Se acelera en su órbita y esto la aleja.

Pero el alejamiento definitivo traerá muchas consecuencias. Para empezar, la duración de los días cambiará y serán cada vez más largos al reducirse las fricciones causadas por las mareas. En efecto, las mareas son un freno a la rotación de nuestro planeta, y sabemos que hace millones de años eran mucho más poderosas y que los días eran más cortos. En esa época, los días duraban 5 horas.

Al final del alejamiento, la Tierra cesará en su rotación y una parte quedará para siempre de cara al Sol, y la otra oculta en la oscuridad.

¿Qué pasaría si la Luna se alejase de la Tierra?

Desaparición de las mareas y cambio de eje

De esta manera, el alejamiento de la Luna comportará la desaparición de las mareas. Se sabe que hace millones de años las mareas podían ser hasta mil veces más poderosas que hoy en día. Eran casi como enormes tsunamis. Pero con el tiempo, sencillamente, desaparecerán.

Por otra parte, el eje de la tierra se desestabilizará y llegará a oscilar hasta 90 grados. Ahora se mantiene estable en una inclinación de 23 grados. ¿Qué quiere decir esto? Muy sencillo: habrá momentos en que los polos se sitúen en el ecuador y viceversa. Un completo caos, vaya.

Así pues, sabemos que la Luna es esencial para mantener equilibrado el eje, y ese eje equilibrado es la base de la estabilidad climática.