¿Qué pasaría si un agujero negro se acercara a la Tierra?
Un estudio desarrollado por un grupo de investigadores de la Universidad Norteamericana de Princeton ha analizado cuáles serían las consecuencias de un posible encuentro de la Tierra, con uno de los primeros agujeros negros que se formaron en el Universo. Para sorpresa de muchos internautas, no tendríamos que preocuparnos en absoluto, ya que según los científicos no nos daríamos cuenta de nada.

Sin embargo, el fenómeno no pasaría completamente desapercibido, puesto que podríamos medirlo con equipos tecnológicos. Si un agujero negro, como los que se formaron durante los primeros años de vida de nuestro Universo, cruzara la Tierra, el núcleo terrestre vibraría de una manera similar a la de un pequeño terremoto global de unos cuatro grados de magnitud. Por lo tanto, el agujero negro podría ser medido con un sismógrafo.

La clave de que nuestro planeta resulte ileso después de un encuentro de semejantes características se explica porque los científicos han descubierto diferentes tipos de agujeros negros. Los expertos en astronomía saben que existen agujeros negros con más masa incluso que la del propio Sol, mientras que otros por el contrario no superan los 3 o 4 km. de tamaño, aunque con una masa realmente peligrosa.

También existe un tercer grupo que son los microagujeros negros con un tamaño que los científicos comparan con el monte Everest. Para muchos expertos en astronomía, estos agujeros negros son uno de los ingredientes de que está hecha la materia oscura. Y por lo tanto, la pieza clave que muchos astrónomos buscan cuando estudian los secretos que encierra el cosmos.

Los expertos de la Universidad de Princeton aseguran que si un agujero negro de estas características atravesara la Tierra provocaría unas ondas esféricas y simétricas que podrían ser perfectamente medidas, pero sin ninguna consecuencia grave, tal y como apuntan algunas películas de ciencia ficción.