Recordar los buenos momentos nos ayuda a afrontar problemas
Mirar hacia atrás con una sonrisa puede ayudarnos a seguir adelante con un mayor optimismo. Lejos de ser un lastre para afrontar el día a día, sentir una nostalgia positiva previene el desánimo, la depresión y nos da fuerzas para superar problemas.

Científicos de la Universidad de Rutgers han indagado sobre la cuestión, preguntándose por qué recordar momentos agradables es tan positivo para nuestro estado de ánimo. Concretamente, por qué revivir momentos positivos de nuestra vida nos resulta tan gratificante, preguntándose si este tipo de nostalgia tiene en realidad una función adaptativa.

Sus conclusiones fueron positivas, según recoge el último número de la revista Neuron. Para llegar a ellas se sometió a un grupo de voluntarios a resonancia magnética, observando que los recuerdos agradables provocaban emociones similares a las que se sintieron en su momento.

Los recuerdos felices nos motivan

Los investigadores quedaron sorprendidos cuando descubrieron que no sólo resultaban agradables, sino que además muy a menudo se preferían a otros recuerdos neutros que en la prueba llevaban aparejada una recompensa económica.

El estudio concluyó que rememorar momentos felices activa el sistema de recompensa del cerebro mediante la liberación de dopamina, un neurotransmisor que motiva y proporciona también una sensación de euforia.

Recordar los buenos momentos nos ayuda a afrontar problemas
A la vista de los resultados del estudio, los investigadores sugieren que echar la vista atrás con un filtro positivo nos hace más felices y nos ayuda a afrontar los problemas. Además, esos recuerdos ayudan a automotivarse, sin depender de los típicos motores de retroalimentación, como son las recompensas materiales, por ejemplo la económica o el reconocimiento social.

Evocar las experiencias positivas es tanto una especie de vacuna contra la depresión como un antídoto contra la tristeza crónica en la que ésta nos sume cuando llega. En este sentido, el estudio relacionó una mayor capacidad para revivir emociones positivas con la resiliencia, nombre con el que se alude a la habilidad de la persona para afrontar los problemas.