Recrean la chispa del origen de la vida
El origen de la vida sigue siendo un misterio y, como ocurre con los grandes enigmas, hay distintas teorías que señalan posibles caminos, intentando dar respuestas que, al menos, sirvan como punto de partida para seguir investigando.

Al margen de teorías que atribuyen el inicio de la vida en la Tierra a unos microbios llegados del espacio en un cometa o un asteroide, está la teoría de la chispa original de la vida, conocida sobre todo gracias a un experimento mundialmente famoso que llevaron a cabo dos científicos estadounidenses en 1953.

La sopa primordial

En él se reproducían en laboratorio las condiciones que supuestamente se produjeron para el nacimiento de la vida a partir de compuestos inorgánicos. Su trabajo demostró la existencia de una “sopa primordial” -creada a partir de componentes como agua, metano, amoniaco, dióxido de carbono e hidrógeno-, capaz de producir ese cambio crucial como presupuesto necesario para que luego surgiera la vida.

Emulando aquel experimento, científicos del Instituto Heyrovsky de Física de Praga puso de nuevo a prueba la teoría de la chispa de la vida, según la cual una colisión espacial podría haber sido el inicio de la vida en la Tierra, donde se daban las condiciones idóneas para ello.

Recrean la chispa del origen de la vida
Los científicos proyectaron un láser sobre una sopa química durante una fracción de segundo, produciendo un impacto similar al que conseguirían unos 1.000 millones de kilovatios de energía, generando más de 4.204 grados Celsius. Su poder era tan tremendo que sólo en una mil millonésima de segundo se obtenía el equivalente a la generación de dos plantas nucleares.

Finalmente, obtuvieron las piezas cruciales de los componentes básicos de la vida a partir de una reproducción de aquella sopa primordial. Ese decir, el láser produjo las cuatro bases químicas necesarias para producir ARN, variante simple del ADN, si bien todavía quedan por desvelar numerosos pasos para explicar al surgimiento de la vida hace 4.000 millones de años.

De confirmarse esta teoría, lejos de ser un accidente, la aparición de la vida terrestre se derivaría de las condiciones en la Tierra primigenia y su entorno, pues además habría coincidido con el periodo conocido como el Bombardeo Pesado Tardío, caracterizado por frecuentes impactos de asteroides.