Resucitan un nuevo virus gigante prehistórico
La explotación de las regiones árticas puede traer sorpresas de dramáticas consecuencias, y la resurrección del Mollivirus sibericum es un claro ejemplo de lo que nos deparará el futuro si los conocidos como virus gigantes empiezan a despertar.

El reciente hallazgo en el permafrost siberiano de un nuevo tipo de virus gigante, el Mollivirus, que data de hace más de 30.000 años, y su inducida vuelta a la vida ha puesto en la palestra el riesgo que supondría la vuelta a la vida de este tipo de virus, que se caracterizan por su diversidad y por no ser raros en absoluto.

Los científicos advierten del peligro

Muy al contrario, los científicos nos advierten de la peligrosidad que implica su número y variedad. Desde 2003 se han descubierto cuatro familias de virus gigantes, dos de las cuales se han encontrado en el permafrost, los suelos congelados de Siberia. En particular, el Mollivirus pertenece a la familia de los Megavirus.

A propósito de este descubrimiento, los investigadores alertan del peligro que supone que estos virus despierten si removemos el subsuelo de las regiones árticas en busca de recursos como el petróleo, minerales preciosos o simplemente para establecer nuevas rutas marítimas.

Como acelerador del deshielo, el cambio climático también supone un grave riesgo en este sentido. Por suerte, no son necesariamente patógenos para el ser humano. Es el caso del Mollivirus, pero otros descubiertos y, sobre todo, aquellos que están todavía por descubrir sí representan un serio peligro.

Resucitan un nuevo virus gigante prehistórico
Los virus gigantes son miden alrededor de dos mil veces menos que un milímetro (0,5 milésimas de milímetro o micrón), por lo que si bien exigen el uso de miscroscopio pueden verse mucho más fácilmente que otros virus.

El primer hallazgo, el Mimivirus, está compuesto por un millar de genes y, como el resto de virus gigantes, necesitan el núcleo de una célula para multiplicarse. La presencia del ser humano en estos territorios ahora desiertos podría abrir la caja de Pandora y volver a revivir virus antiguos, como la varicela.

Para hacernos una idea, frente a un virus como el de la gripe, que cuenta con 11 proteínas genéticas, el virus Mollivirus Sibericum cuenta con 523. Que no sea patógeno para humanos o animales es un alivio, pero el hecho de que haya sido revivido tan fácilmente.