Resuelto el misterio de las serpientes voladoras
Quizá muchos de vosotros no lo sabíais, pero parece ser que existen algunos tipos de serpientes que pueden volar. Desde luego, suena macabro, pero así es y así ocurre en las selvas del sudeste asiático.

Estas serpientes pueden llegar a volar hasta 30 metros de un árbol a otro. Y ahora la ciencia ha descubierto cómo es posible que se dé este fenómeno. Vamos a descubrirlo a continuación con un fantástico vídeo.

El vuelo de la serpiente es toda una hazaña para un animal tan poco hábil como este. El biólogo Jake Socha, del Instituto Politécnico de Virginia, acaba de publicar una investigacion en The Journal of Experimental Biology que explica el vuelo de estos curiosos animales. Tal y como lo describe, parece que los animales no vuelen, sino que estén nadando en el aire.

El cuerpo de la serpiente se deforma para generar el impulso necesario que le permite mantenerse en el aire a lo largo de hasta 30 metros.

Para acometer semejante gesta, doblan sus costillas al lanzarse al aire con el objetivo de estirar y aplanar el cuerpo, generando con él círculos y semicírculos. Un perfil aerodinámico desde luego extraño. Vamos a verlo en un fabuloso vídeo.

Recreadas con una impresora 3D

Al parecer, existen cinco especies de serpientes voladoras catalogadas. Todas ellas pertenecen al género Chrysopelea. No se sabe aún por qué vuelan ni cada cuánto vuelan. Lo más probable es que vuelen para escapar de peligrosos depredadores. De esta manera se ahorran tener que bajar del árbol y volver a subir al árbol anexo.

Es, sin duda, una estrategia evolutiva muy interesante y útil. Y también muy espectacular.

Para estudiar el fenómeno, el equipo de investigadores utilizó una impresora 3D con la que se reprodujo de forma exacta el cuerpo de un ejemplar de serpiente voladora. Posteriormente se recrearon las condiciones que provoca el aire dentro de un tanque de agua y se probó el vuelo de la serpiente figurada a diferentes velocidades.

En el tanque de agua se pudieron comprobar las evoluciones aerodinámicas de la forma ondulada de las serpientes.

Según aseguran los propios investigadores, estos animales obtienen mejores resultados en el aire que los modelos de estudio realizados con la impresora. Sin duda, estamos ante toda una curiosidad de la naturaleza