Resuelto un acertijo de hace 300 años
Han sido necesarios 300 años para que las mentes más brillantes de nuestro tiempo consigan descifrar el acertijo del científico irlandés William Molyneux, quien planteaba el interrogante de que si una persona ciega de nacimiento, adquiere la capacidad de la vista cuando es adulto y mira un cubo y una esfera, es decir figuras geométricas que antes sabía reconocer y nombrar gracias al tacto, ¿sería capaz de distinguir con la mirada lo que ya sabía identificar con las manos?

Una pregunta inteligente, de esas que ponen nuestra mente a trabajar a mil por hora. Un grupo de científicos del Instituto de Tecnología de Massachusetts en Estados Unidos ha conseguido solucionar este interrogante gracias a un estudio en el que han participado niños ciegos de India que mediante la cirugía lograron recuperar la vista. Y la respuesta a todas estas cuestiones han sido negativas, ya que los pequeños no lograron establecer ningún tipo de relación entre lo que estaban viendo en esos momentos y lo que anteriormente habían tocado con las manos.

Aunque lo que resulta sorprendente es que los participantes adquirieron la habilidad de reconocer objetos tan sólo con el sentido de la vista en muy pocos días. La revista especializada Nature Neuroscience ha sido la encargada de dar a conocer este asombroso estudio, de donde se desprende por lo tanto que nuestro cerebro no tiene una habilidad innata para relacionar informaciones procedentes de los diferentes sentidos. Sin embargo, es posible adquirir esta capacidad muy rápidamente, tal y como los participantes de India han demostrado en el estudio.

Una investigación que ha vuelto a poner en evidencia que el cerebro aprende a relacionar distintas informaciones procedentes de diversos estímulos, aunque anteriormente habrá sido necesario un análisis previo de la información procedente de cualquiera de nuestros sentidos.