Se confirma la teoría del origen del Universo
Llevaban décadas investigando, insistiendo a pesar de corrroerles la incertidumbre. Y, pese a ser humano, el miedo a fracasar era injustificado. Ha llegado tarde, pero ha llegado. Al fin han podido demostrar el inicio del Bing Bang, una teoría que sostiene que el universo aparece de la nada, a partir de una gran explosión ocurrida hace 15.000 millones de años.

Según la teoría del Big Bang, toda la materia se concentraba en un punto decenas de miles de veces más pequeño que el núcleo de un átomo… ¿Ciencia ficción, algo imposible, un paradigma cosmogónico equivocado? Aunque cueste creerlo, es realidad pura y dura o, al menos, así lo indican las primeras pruebas que confirman la famosa teoría sobre el origen del Cosmos.

Esta semana, astrónomos del Centro Harvard-Smithsonian para la Astrofísica de Massachusetts (EEUU) revelaron haber detectado por primera vez mediante un telescopio en el Polo Sur las “ondas gravitacionales primordiales” que se generaron tras el Big Bang. Es decir, al expandirse.

Recordemos que en 1980, el físico Alan Guth sostuvo que en las fracciones de segundo siguientes, el cosmos se “hinchó” a una velocidad impresionante, afirmación que este descubrimiento confirma.

El primer instante del Big Bang

En concreto, el descubrimiento se ha producido en el marco del experimento BICEP2 y representa las primeras imágenes tomadas mediante el telescopio del mismo nombre instalado en el Polo sur. Gracias a este artilugio se han descubierto en un pequeño trozo celeste las ondas gravitacionales, u ondas en el espacio-tiempo descritas como “las vibraciones” o los primeros temblores del Big Bang, el momento cero del Universo.

Encantado con el descubrimiento, Stephen Hawking, uno de sus pricipales teóricos, señaló que constituye una prueba más de que la inflación puede generar “olas gravitacionales”. O, lo que es lo mismo, la confirmación de la inflación cósmica o expansión acelerada del Universo.

Se confirma la teoría del origen del Universo
El hallazgo puede considerase el Santo Grial de la cosmología, pues no sólo prueba estas teorías sino que además abre la puerta a una comprensión de un Cosmos mucho más complejo, de un tamaño mayor, por lo que los millones de galaxias conocidas serían sólo una pequeña parte del mismo.

El hallazgo todavía ha de corroborarse con investigaciones complementarias. Pero, de confirmarse, sería un hito en la Historia de la Ciencia comparable al descubrimiento de la materia oscura o al del propio Big Bang. ¿No es increíble?

Como colofón, un vídeo del momento en el que se da la noticia a uno de los padres del inflación cósmica, es decir, a uno de los científicos que impulsó la teoría de las ondas gravitacionales. No tiene precio su cara de pasmo, su emoción al saber que no estaba equivocado. La buena nueva se la da el Profesor Asistente Chao-Lin Kuo, quien acude a casa del professor Andrei Linde para comunicarle la evidencia que demuestra la teoría de la inflación cósmica.