Se publica un estudio que certifica la existencia del Yeti
A la ciencia le interesa lo paranormal, y no siempre para desmentirlo. Ahora quieren avalar la existencia del Yeti. Un estudio científico publicado en DeNovo Scientific Journal (revista poco conocida, por cierto) afirma que el Yeti o Bigfoot es un descendiente entre machos de este homínido gigante y hembras humanas.

Según se desprende del estudio, parece que hay pruebas reales que confirman la existencia de este mítico ser. Vamos a descubrirlas.

El año pasado, Melba S. Ketchum, autora del estudio, anunció lo siguiente:

El norteamericano Sasquatch o Bigfoot es un híbrido resultado del apareamiento entre machos de una especie de homínidos desconocidos y homo sapiens femeninas

Ante estas declaraciones, la comunidad científica guardó silencio. Sin embargo, el estudio ha sido publicado y parece avalar la existencia del Yeti.

Sin embargo, si nos fijamos bien, descubriremos que esta revista científica: DeNovo Scientific Journal, acaba de ser fundada y que, casualmente, cobra 30 dólares por ejemplar. Lo que ocurre es que se ha fundado la revista expresamente para publicar dicha investigación. Cuanto menos, curioso y fraudulento.

Se publica un estudio que certifica la existencia del Yeti

Las pruebas de la existencia del Yeti

Pero vamos a las pruebas y los datos: el trabajo recoge 1.100 muestras de BigFoot, entre cabellos y restos varios, encontrados en la zona de América del Norte. Parece ser que las muestras de cabello no corresponden a ningún animal conocido. Al parecer hay dos ADN -según Ketchum-: uno humano y otro de homínido, y están cruzados.

Ante esto sí que han aparecido algunas voces en discordia. Benjamin Radford, de la revista escéptica Skeptical Inquierer, afirma que las muestras podrían estar contaminadas, acusación que han sabido rebatir los autores del estudio.

Afortunadamente, existen otros estudios en marcha sobre presuntas pruebas físicas de los Yetis. En la universidad de Oxford se está realizando una de ellas. Pero no se han publicado sus resultados.

Lo cierto es que el Yeti, o como se le quiera llamar, ha sido avistado centenares o miles de veces en diversas partes del mundo. Es descrito como un humanoide cubierto de pelo que se escapa en cuanto se le ve.

Hasta que no se capture o se entre en contacto con un ejemplar, nos veremos obligados a seguir especulando.