Sequía del Amazonas
Según ha revelado un estudio elaborado por la NASA, la sequía del Amazonas en América del Sur es mucho mayor de lo que en un principio se pensaba, tanto así que incluso es perceptible desde el espacio. Esta situación alcanzó un récord histórico el pasado 2010, cuando los paisajes verdes tan característicos de este maravilloso territorio disminuyeron drásticamente en una superficie tres veces mayor que el tamaño de Texas, un territorio de Estados Unidos que abarca una extensión de unos 696.200 km².

Ante esta situación tan poco alentadora tan sólo queda plantearse una pregunta: ¿qué pasará con el futuro del bosque amazónico? En opinión de los científicos, el clima en este territorio experimentará un cambio importante, lo que en otras palabras se traduce en un aumento de las temperaturas y en una alteración de los patrones de lluvia.

De esta forma, la humedad causaría importantes daños, es decir que los bosques serían sustituidos por pastizales o sabanas leñosas, lo que provocaría a su vez que el carbono almacenado en la madera se pudriese y se liberase a la atmósfera. Y esta situación sería otro factor más que se sumaría al calentamiento global del planeta.

Por lo que se refiere al estudio, en el que ha colaborado un completo equipo de científicos de distintos países, esta preocupante disminución de la vegetación ha sido debida principalmente a la sequía del pasado 2010, donde se registraron los niveles de agua más bajos de los ríos en la cuenca del Amazonas. Una situación extremadamente alarmante que ha provocado cuatro veces más daños que la última sequía que tuvo lugar en 2005. Otro ejemplo más que evidencia que cuantos más datos e informaciones tenemos al alcance de nuestra mano, mayores son las preocupaciones sobre el futuro todavía incierto de nuestro planeta, que ahora más que nunca necesita nuestro inmediato compromiso y la puesta en marcha de políticas medioambientales.