Un estudiante de quince años logra publicar un estudio en Nature
En el ámbito de la ciencia la precocidad es cada vez más habitual. Pequeños genios surgen de la nada con respuestas a interrogantes difíciles. Pero eso es tanto una bendición como una maldición. Abandonar la infancia tan pronto puede tener sus consecuencias. Ahora bien, el beneficio para la ciencia es innegable.

Este es el caso de un estudiante francés que, con quince años, ha logrado ser co-autor de un estudio que se ha publicado esta semana en la revista Nature. A continuación, todos los detalles.
Seguir leyendo