Los pájaros tienen dos veces más neuronas que los primates
Que entre los pájaros había especies con un poder cognitivo sorprendentes no constituye una novedad, pero sí lo la razón por la que ésta se produce. El quid de la cuestión está en sus neuronas, en algunos pájaros más numerosas que las de los primates y mamíferos en general.

El secreto de la inteligencia de pájaros como los cuervos o los pájaros cantores, entre otros los loros, pongamos por caso, ha sido al fin desvelado. En contra de teorías científicas que apuntaban a un cerebro conectado de forma distinto al nuestro, la razón es muy otra. Sencillamente, tienen más neuronas en un cuerpo más pequeño y, a una misma masa de cerebro, los pájaros nos ganan la partida.
Seguir leyendo

Las neuronas y los comportamientos agresivos y sexuales
La ciencia puede ser muy divertida e interesante, al menos eso se desprende de estudios tan sorprendentes como el que ha realizado un grupo de expertos de distintos centros y laboratorios de Estados Unidos, que ha logrado identificar el punto de unión existente entre el sexo y la violencia.

La clave de los distintos comportamientos en las relaciones sexuales y en las actitudes más agresivas de algunos individuos se encuentra en una red neuronal localizada en una zona determinada del hipotálamo. A esta conclusión han llegado tras realizar distintos experimentos con ratones, cuyas neuronas se activaban durante un ataque agresivo, mientras que durante el apareamiento se inhibían considerablemente.
Seguir leyendo

El córtex cerebral de las ratas funciona como Internet
Gracias a una nueva investigación estadounidense sabemos algo más sobre el funcionamiento del cerebro, ese gran desconocido. Tras un concienzudo trabajo que recopiló información de estudios de cerebros de ratas se ha conseguido elaborar un esquema más completo de la interconexión entre neuronas.

Los resultados obtenidos permiten “tener un diagrama del cableado del cerebro”, afirman los autores del trabajo, publicado en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias, y ello significa, a su vez, que el cerebro de una rata funciona de una forma similar a como lo hace internet.
Seguir leyendo