El ombligo es un lugar repleto de bacterias nocivas
Una de las partes más curiosas de nuestro cuerpo, y quizá también una de las más estéticas, es nuestro ombligo, ese agujero que en el pasado nos conectó con nuestra madre y que ahora resulta completamente inútil.

Sin embargo, un equipo de investigadores estadounidenses ha realizado una extensa investigación para descubrir qué se esconde en ese recóndito y olvidado lugar al que nunca prestamos atención. Y el descubrimiento ha llamado la atención: en nuestro ombligo tenemos una cantidad extraordinaria de bacterias y microorganismos.
Seguir leyendo