Tutankhamón llegó a tener joyas de origen extraterrestre
En 1922 se descubrió la tumba del faraón Tutankhamón, en el valle de los reyes. La noticia causó gran impacto en todo el mundo. Entre los diversos enseres encontrados en el interior del mausoleo, se recuerda, sobre todo, a la imagen de la máscara funeraria de oro.

Sin embargo, hay otras piezas que incluso pueden tener cierto valor científico y que, además, son francamente bellas. Estamos hablando, en concreto, de un colgante con un gran escarabajo de vidrio de sílice. El origen de esta piedra preciosa esconde un misterio más que interesante. Vamos a descubrirlo.

La gema había sido pulida tras haber sido extraída del desierto de Libia. Al parecer, científicos descubrieron que este tipo de piedras tenían un origen extraterrestre. ¿Por qué? Muy sencillo: porque para que cristalizaran en el desierto hizo falta una temperatura muy alta, algo que sólo podría lograrse con el choque de un meteorito.

Y, en efecto, esta semana la revista Earth and Planetary Science Letters publica los resultados que certifican que la gema de Tutankhamón tiene su origen en un meteorito.

Tutankhamón llegó a tener joyas de origen extraterrestre

Un descubrimiento histórico

Lo importante de este descubrimiento no sólo radica en el personaje, Tutankhamón, sino en algo más destacado aún: nunca antes se había encontrado material de un cometa sobre la superficie terrestre.

En efecto, el interés de la NASA en los cometas es máximo. De hecho, se están enviando misiones no tripuladas con el objetivo de estudiar estos cuerpos que vagan por el espacio y de tomar muestras de ellos.

Así pues, esta preciosa gema tiene un origen extraterrestre. Este hecho permitirá conocer, por una parte, mejor al faraón y, por otra, en el campo de la ciencia, descubrir más cosas sobre estos misteriosos objetos que flotan por el espacio. Por cierto, hay mucha gente que ya ha visto algo más bien conspiranoico en todo este asunto, ¿qué opináis?