Un asteroide se desintegra sobre el cielo de Madrid
Algunas cosas que vemos en las películas y que nos parecen imposibles también ocurren aquí. Aunque a menor escala, claro. La madrugada del pasado 13 de julio un cometa se desintegró en las alturas mientras se dirigía hacia la península ibérica, en concreto hacia la Comunidad de Madrid.

Se pudo ver un enorme fogonazo, una luz que iluminó el cielo repentinamente y que desapareció con un estruendo.

El evento fue contemplado por diversas cámaras en el entorno de la comunidad de Madrid. Se ha habilitado un grupo de investigación para tratar de determinar el origen y la composición del objeto.

Al parecer estalló a 30 kilómetros de altura. Se trataba de un pequeño meteorito desgajado de un cometa. El fragmento debía de tener alrededor de un metro de diámetro, tamaño suficiente como para causar semejante luminaria y un importante estruendo. Se desintegró a una temperatura de 4.500 grados centígrados mientras entraba en la órbita terrestre.

Según el cálculo de los expertos, a una altura aproximada de 110 kilómetros el asteroide debió de convertirse en una bola de fuego con aspecto de bólido. Este efecto es provocado por la resistencia que encuentra el cuerpo en la atmósfera terrestre. Una fuerza que lo descompone hasta desintegrarlo.

Lógicamente, el peligro que suponen estos asteroides es destacable. No en vano las agencias espaciales tratan de catalogar todos los cuerpos cuyo riesgo de colisión con la tierra es alto, incluso aquellos cuyo tamaño no supera el centenar de metros, suficiente como para llegar a impactar contra la tierra y causar efectos devastadores.

Múltiples testigos presenciaron el acontecimiento, y algunas cámara pudieron grabarlo. De momento os dejamos con uno de esos vídeos, en el que os podréis hacer una idea de lo ocurrido. Sin duda, un desprevenido podría haber llegado a pensar que se trataba de un Ovni.