Un avance en mecánica cuántica
El último y sorprendente hallazgo de la ciencia ha sido posible gracias a un grupo de expertos de la Universidad Tecnológica de Chalmers en Suecia, quienes han logrado crear luz de la nada. Un experimento que ha sido posible gracias a un sofisticado aparato científico como un dispositivo superconductor de interferencia cuántica (SQUID) capaz de modificar la velocidad de la luz.

Aunque todavía será necesario realizar más pruebas que verifiquen los resultados de esta investigación, los científicos consideran que nos encontramos posiblemente ante un momento histórico de la mecánica cuántica. Un importante avance que será determinante para futuras investigaciones relacionadas con este campo de la ciencia, que afirma que el espacio vacío en realidad no está vacío, ya que existen una serie de partículas tan fugaces que son imperceptibles.

Durante la investigación, el dispositivo superconductor de interferencia cuántica (SQUID) actuó como si fuera un espejo y ajustó la dirección del campo magnético, logrando así desplazar la velocidad de la luz. Lo que dicho con otras palabras provocó una luz de fotones que emergían del vacío. El estudio se ha dado a conocer a través de la publicación especializada www.arXiv.org, donde se explica además otros aspectos fundamentales de la mecánica cuántica.

Esta rama de la física es una de las más importantes, lo que convierte a la mecánica cuántica en uno de los avances más importantes del siglo XX que trata de explicar el comportamiento de la materia y de la energía. El periódico generalista ABC también recoge esta sorprendente investigación que demuestra la teoría de la física cuántica cuando defiende que el espacio no está en absoluto vacío como nosotros pensamos.

Si se consiguen demostrar los resultados del estudio realizado por los científicos suecos, la investigación tendrá una importante aplicación práctica en el descubrimiento y en el desarrollo de muchas tecnologías.