Un equipo de buzos investiga un misterioso objeto circular encontrado en el fondo del mar Báltico
Hace un año el explorador y cazatesoros Peter Lindberg, de origen sueco, encontró en el fondo del mar Báltico un extraño objeto circular de cerca de 18 metros de diámetro. Entonces no pudo explorarlo pero prometió regresar. El objeto visto a través del sónar causó mucha polémica. Algunos llegaron a pensar que se trataba de un Ovni.

Hace apenas unos días, Lindberg cumplió con su promesa y regresó al lugar del hallazgo acompañado por el equipo Ocean X Team. Esta vez ha podido investigar la naturaleza de este misterioso objeto.

Efectivamente, en esta última expedición, el equipo de buzos de Ocean X, equipado con el equipo necesario, pudo acercarse al fondo marino para examinarlo. Primero pensaron que se trataba de una formación de piedra, pero una observación pormenorizada les permitió concluir que cabía la posibilidad de que el objeto tuviese un origen artificial.

Para llegar a esta conclusión se basaron en las observaciones de campo realizadas: el objeto, con forma de hongo, se levanta por encima del fondo marino alrededor de tres o cuatro metros y tiene por delante una superficie completamente plana de varios kilómetros. Además, sus bordes tienen apariencia extrañamente redondeada. Por otra parte, sobre la superficie del objeto se han podido ver pequeñas formas circulares que recuerdan vagamente a chimeneas. Según los propios buzos, estas chimeneas estaban cubiertas por una suerte de hollín. Stefan Hogeborn, buzo presente en esa expedición, lo expresa así:

En mi vida he realizado más de 6.000 inmersiones y nunca he visto nada como esto. No puedo explicar qué es lo que vimos. Bajamos para obtener algún tipo de respuesta y hemos vuelto con más preguntas.

El hecho de que el mar Báltico carezca de actividad volcánica, convierte a este descubrimiento en algo francamente misterioso.

En la actualidad, un equipo de científicos está estudiando las características de las muestras tomadas de dicho objeto. Además, se están procesando las imágenes para tratar de descubrir en qué consiste esta roca.

Sin duda, la noticia ha causado mucho revuelo en los círculos creyentes en la teoría de la conspiración y en la existencia de los extraterrestres. Sin embargo, lo más probable es que la extraña forma circular sea, en realidad, una formación geológica muy curiosa, un accidente natural.

Aún así, es una buena ocasión para hablar de la exploración de lo desconocido, elemento aún presente y a la orden del día en este mundo globalizado. Los fondos marinos están repletos de lugares aún por descubrir y, como no, tenemos por delante el infinito espacio que rodea a nuestro planeta. Mientras tanto, desde aquí expresamos un deseo: que toda exploración se realice bajo la lupa de la rigurosidad científica. Estaremos al