Un estudiante de quince años logra publicar un estudio en Nature
En el ámbito de la ciencia la precocidad es cada vez más habitual. Pequeños genios surgen de la nada con respuestas a interrogantes difíciles. Pero eso es tanto una bendición como una maldición. Abandonar la infancia tan pronto puede tener sus consecuencias. Ahora bien, el beneficio para la ciencia es innegable.

Este es el caso de un estudiante francés que, con quince años, ha logrado ser co-autor de un estudio que se ha publicado esta semana en la revista Nature. A continuación, todos los detalles.

Neil Ibata es su nombre. Con quince años realizó unas prácticas en el observatorio astronómico de Estrasburgo y colaboró en el proyecto liderado por su padre, el astrofísico Rodrigo Ibata. Como resultado, tenemos este artículo que también firma el hijo. ¿El tema? Se demuestra por primera vez la rotación de un disco alrededor de la galaxia enana Andrómeda.

Un estudiante de quince años logra publicar un estudio en Nature

Científico precoz

Según cuenta Ibata, su padre empezó a enseñarle matemáticas y física a los cinco o seis años. No por obligación sino por placer, algo fundamental. Él confiesa que siempre le ha fascinado la disciplina.

Por este motivo, haber podido participar en el estudio de manera activa ha sido todo un reto para él. Según su padre, ha dejado el listón muy alto. Y así lo confirman sus colegas, que están sorprendidos con el chico. Tenemos científico para rato. Esperemos que crezca bien y felizmente sano. Y que nos dé más alegrías en la investigación de las galaxias.