Un extraño planeta de otra galaxia, instalado en la Vía Láctea
Un grupo de expertos europeos ha realizado un hallazgo sorprendente que pone nuevamente en evidencia la inmensidad de nuestro Universo y sus incontables misterios. Se trata de un planeta de grandes dimensiones formado en otra galaxia, pero instalado en la Vía Láctea, que recibe el nombre de HIP 13044 b.

El interés de la comunidad científica por este tipo de descubrimientos es cada vez mayor, en gran parte porque determinan el futuro del Universo, y por lo tanto, de nuestra propia existencia. El planeta en cuestión es mayor que Júpiter y según los expertos en la materia, es muy probable que sea gaseoso. En definitiva, podría tratarse de un planeta totalmente diferente a la Tierra.

Lo más llamativo de todo este asunto es su sorprendente origen, puesto que es la primera vez que los astrónomos descubren un planeta cuya procedencia es extra-galáctica. Se cree que entró en la Vía Láctea hace unos 9.000 millones de años aproximadamente.

El descubrimiento cuestiona el conocimiento que los expertos en astronomía tienen acerca de la formación y de la supervivencia planetaria. El sorprendente planeta tiene unas enormes dimensiones y una masa mínima de 1,25 veces la del vecino Júpiter y que además gira en torno a una estrella también gigante.

El descubrimiento ha sido posible gracias a un telescopio relativamente pequeño que el Observatorio Europeo Austral tiene en Chile. Es curioso que a pesar de la gran distancia que separa a la Tierra de este planeta, haya bastado uno de los telescopios más sencillos para realizar el descubrimiento.

La técnica de medir el bamboleo del astro provocado gravitatoriamente por el cuerpo en órbita a su alrededor, ha sido suficiente para descubrir este planeta inmigrante instalado en nuestra galaxia.