Un físico y su hijo de 14 años inventan una capa de invisibilidad de gran tamaño
La invisibilidad parece que cada vez está más cerca desde el punto de vista tecnológico. Un profesor de física de la Universidad de Rochester (en Nueva York) ha construido, gracias a la ayuda de su hijo, una capa de invisibilidad completamente funcional y del tamaño de un ser humano.

La capa, como veremos a continuación en un vídeo, funciona asombrosamente bien. Puede esconder del todo a una persona entera. Alucinante.

John Howell, especialista y profesor de física cuántica, y su hijo Benjamin, de apenas 14 años, construyeron tres dispositivos diferentes para probar que es posible crear una capa de invisibilidad óptica barata, funcional y efectiva y para objetos grandes.

Han conseguido publicar los resultados de su investigación en la revista Arxiv. Los tres métodos que utilizan, según dicen, tienen ventajas e inconvenientes.

El primer dispositivo utiliza plexiglás, el segundo cuatro lentes de tres dólares y el tercero utiliza espejos comprados en tiendas de barato. Sencillo, y efectivo.

Intereses en el campo militar

Así, pues, no hace falta utilizar metamateriales complejos de diseñar, sino un poco de ingenio y un buen manejo de las lentes convencionales. Estas lentes y espejos redirigen la luz en torno a una región de espacio que pretenden ocultar. De esta manera, el objeto que se encuentre en ese espacio queda completamente oculto.

Así lo vemos en el vídeo (arriba): el niño parece desaparecer de golpe como una magia. Y lo bueno de todo esto es que el dispositivo apenas ha costado 150 dólares. Un precio irrisorio. Y puede aumentarse de tamaño en función de lo que requiera el objeto a ocultar.

De hecho, ya ha llamado la atención de varios gobiernos que pretenden ocultar sus satélites en el espacio de manera sencilla y barata.