Un joven de 16 años encuentra la solución a un problema propuesto por Newton
La matemática está repleta de enigmas sin resolver. Algunos llevan siglos planteados y nadie ha sido capaz de dar con su solución. El más antiguo tiene por lo menos dos milenios de antigüedad: se trata del postulado de las paralelas propuesto por Euclides. Desde entonces hasta nuestros días encontramos una larga lista de incógnitas que esperan pacientemente su resolución.

De momento, un joven indio de 16 años, Shouryya Ray, ha aportado su pequeño granito de arena para reducir esta lista. A pesar de su edad, ha conseguido resolver un problema propuesto por Newton en el siglo XVII.

El problema dice así: ¿Cuál es la trayectoria exacta que traza un proyectil sometido a acción gravitatoria, enfrentado a la fricción del aire? Hasta la fecha, se conocían tan sólo soluciones aproximadas y nadie había dado con la respuesta exacta.

Hasta que llegó Shouryya Ray. Este joven estudiante se enteró de la existencia de dicho problema en una visita realizada a la Universidad Técnica de Dresden. Allí le cedieron los datos experimentales con los que analizar la trayectoria del lanzamiento de una pelota y él decidió emprender la búsqueda de la solución exacta.

Cuando se nos explicó que no existía una solución, pensé que tampoco pasaría nada por buscarla.

En pocos meses dio con la solución y la publicó en un artículo científico. Y no sólo eso. En dicho artículo ofrecía también otra ecuación aún por descubrir: la que determina el comportamiento de un proyectil cuando choca contra la pared.

Aunque no hay que restar mérito al trabajo del chico, sobre todo a tenor de su edad, es conveniente señalar que el problema propuesto por Newton no se había estudiado con profundidad hasta la fecha porque los métodos aproximados que ya se conocían servían con eficacia en la vida real. Aún así, el potencial de este joven ha quedado al descubierto. Quién sabe qué aportaciones a la ciencia será capaz de realizar su prodigiosa mente a lo largo de su carrera. Desde aquí, le deseamos toda la suerte del mundo.