Una erupción volcánica explicaría la desaparición de los neandertales
Otro de los grandes interrogantes de nuestro tiempo y tema de debate entre los expertos es la desaparición de los neandertales. Según una hipótesis de un equipo de investigadores de San Petersburgo, Rusia, puede deberse a la actividad volcánica más fuerte ocurrida en el oeste de Eurasia y producida en un momento determinado de la historia de los neandertales.

Las pruebas de esta catástrofe se encuentran en la cueva de Mezmaiskaya, situada en las montañas del Cáucaso, en el sur de Rusia. Se trata de una caverna donde la presencia de objetos y huesos de esta especie es muy abundante, lo que ha sido un factor determinante a la hora de establecer la hipótesis de su desaparición.

Gracias a unas excavaciones en dicha cueva, los expertos han identificado dos capas diferentes de cenizas volcánicas que coinciden con este tipo de catástrofes volcánicas ocurridas hace aproximadamente unos 40.000 años. Los restos de los neandertales estaban localizados debajo de las capas con restos volcánicos, lo que reafirma la hipótesis.

En opinión de los investigadores, esta catástrofe natural provocó un invierno volcánico que oscureció el sol con nubes de ceniza, es muy probable que esta situación durase años. Este cambio climático afectó al ecosistema de los neandertales y provocó su desaparición de una manera masiva.

Otra cuestión que está todavía en el aire es la aparición de los humanos modernos, y qué ventajas pudieron tener que dominaron a los neandertales. Algunos antropólogos consideran que el motivo pudo ser la ubicación geográfica, puesto que los humanos modernos ocuparon principalmente la parte oeste de Eurasia y África.

Por lo tanto evitaron las erupciones volcánicas y pudieron prevalecer sobre los neandertales. Asimismo al emigrar hacia el norte, seguramente pudieron establecerse en el norte de Eurasia gracias a la ausencia de la población neandertal.