Una postura correcta para evitar la sensación de dolor
Un grupo de expertos de la universidad norteamericana del Sur de California y la de Toronto en Canadá han confirmado lo que las madres siempre recuerdan a sus hijos: mantener una buena postura evita los dolores físicos. La investigación de estos científicos, que ha sido publicada en la revista Journal of Experimental Social Psychology, ha demostrado que además de una imagen negativa de nosotros mismos, enderezar la columna es clave para reducir la sensibilidad de dolor.

Para poner a prueba estas teorías, los científicos llevaron a cabo dos experimentos donde los participantes debían adoptar posturas dominantes y erguidas, pero también sumisas y neutrales, mientras eran sometidos a una fuente de dolor. Uno de los responsables del estudio sugiere en la publicación que cuando nos duele algo nos encogemos como un ovillo, cuando deberíamos hacer lo contrario.

Una hipótesis que explicaría esto es que enderezar el cuerpo provoca un aumento en los niveles de hormonas asociadas al dolor. Por eso los expertos recomiendan que para disminuir la sensación de dolor conviene sentarse o quedarse erguido, extendiendo nuestras extremidades al máximo.

Este tipo de posturas dominantes hacen que una situación particularmente difícil de sobrellevar, resulte mucho menos dolorosa. Asimismo, en el estudio también se menciona que la postura que adquieren las personas de nuestro alrededor podría tener una cierta influencia sobre nosotros. Los científicos afirman por ejemplo que los médicos y los trabajadores sociales en general deberían adoptar una postura más sumisa y amistosa que ayudaría a disminuir el estrés del enfermo.

Este estudio trata de recordarnos la importancia de evitar esos viejos hábitos y costumbres de nuestra vida, como la postura cuando caminamos y nos sentamos. Un problema que surge desde pequeños y que cuanto más mayores nos hacemos, más nos cuesta cambiar.