Ventanas ecológicas para ahorrar energía
Las ventanas ecológicas es una de las mejores compras que cualquier familia puede hacer ya que reducen el consumo de calefacción y de aire acondicionado y algunas, las más innovadoras, pueden incluso generar electricidad.

Según un estudio de la Agencia Estadounidense de Medio Ambiente (EPA) reemplazar unas ventanas antiguas por otras más modernas puede ahorrar a las familias hasta 380 euros al año. Por lo que este tipo de ventanas supone una buena inversión. En España algunas comunidades autónomas como Madrid, el país Vasco y Galicia conceden incluso ayudas para sustituir las ventanas viejas por otras ecológicas.

Los fabricantes de este tipo de ventanas cuentan con una gran variedad de modelos, materiales y sistemas. Las ventanas de doble o triple acristalamiento tienen un espacio vacío entre sus capas y logran reducir el ruido del exterior y aumentar la eficacia térmica.

Lo normal es que se deje aire entre las capas de los cristales pero algunos fabricantes incluyen también distintos tipos de gases como el argón para incrementar el aislamiento. Otras veces se utilizan diversos tintes para filtrar o reflejar la luz y mantener el calor en invierno y reducirlo en verano. En cuanto a materiales, el aluminio es uno de los más económicos aunque también menos eficiente. La madera es más cara aunque da un toque más sofisticado y elegante al hogar.

Otro material es la fibra de vidrio, más eficaz que el aluminio y también más ligera. Aunque lo más común actualmente sigue siendo el vinilo o PVC, su eficacia energética, además de su bajo precio lo convierten en el mejor de todos los materiales. Está disponible en varios colores y texturas y se limpia fácilmente.

En cualquier caso, elijas el material que quieras siempre será una buena inversión, y si finalmente decides adquirir una de estas ventanas no olvides consultar si tu comunidad autónoma ofrece el Plan Renove de Ventanas.