Viaje espacial a Júpiter
Cada vez falta menos para aterrizar en Júpiter, en concreto a mediados del próximo mes de agosto, que será cuando la sonda espacial Juno ponga rumbo a este planeta de grandes dimensiones con el fin de investigar su origen y su evolución. De esta forma, se quiere entender cómo se formaron los planetas gaseosos y en qué medida contribuyeron en el conjunto del Sistema Solar.

Un hecho que tiene desconcertados a los científicos y que quieren descubrir es si el núcleo de Júpiter es sólido o de gas, además de medir la cantidad de agua y de amoníaco de su atmósfera, observar las auroras y por supuesto cartografiar su campo magnético.

Júpiter, al igual que el Sol, está formado principalmente de hidrógeno y de helio, y su origen se debe al colapso de una enorme nube de gas y de polvo que dio origen a la estrella, mientras que el resto del material sobrante haría terminado de formar el planeta. La sonda que se enviará al espacio está pensada para resolver esta cuestión, observando los campos magnéticos y gravitatorios de Júpiter. Esto permitiría conocer la estructura interior y medir la masa del planeta.

Otra manera de conocer más a fondo el sistema de Júpiter es a través de investigación de sus dos lunas, Europa y Ganímedes, ambas con posibles océanos cubiertos de hielo pero con diferentes estructuras. Aunque no se trata de un planeta totalmente desconocido desde el punto de vista científico, todavía se quieren descubrir nuevos aspectos, ya que se cree que el planeta puede tener condiciones apropiadas para albergar algún tipo de forma de vida. Este descubrimiento supondría un gran avance, lo que explica el interés de la comunidad científica por alcanzar y estudiar el planeta.