¿Vida en la luna de Saturno?
Es la noticia que la comunidad científica y muchos aficionados a la astronomía llevan esperando desde hace mucho tiempo, pero que todavía se resiste a aparecer. Descubrir vida en otros planetas o regiones del Universo es uno de los grandes propósitos de la humanidad. Un descubrimiento que podría estar mucho más cerca de lo que pensamos, al menos es lo que sugieren los últimos estudios facilitados por la sonda espacial Cassini de la NASA que han estudiado detenidamente la luna de Saturno.

Las observaciones de la sonda enviada por la agencia espacial norteamericana han confirmado la existencia de vapor de agua, partículas de hielo y componentes orgánicos en la superficie del Polo Sur de la luna de Saturno, Encélado. Todos estos descubrimientos podrían ser la prueba de un vasto mar subterráneo, con el mismo grado de salinidad que el de los océanos de la Tierra.

Unas condiciones que según los propios científicos de la NASA, podrían ser favorables para la existencia de vida microbiana. Un descubrimiento que la comunidad científica considera un lugar muy prometedor para la investigación en astrobiología, y que puede traer importantes novedades y hallazgos que parecen de película de ciencia ficción.

Un descubrimiento que ha sido posible gracias a las imágenes proporcionadas por la sonda Cassini, que fue lanzada en 1997 para estudiar los cambios climáticos en Saturno y en sus lunas.

En opinión de los científicos de la NASA, Encélado puede albergar ecosistemas similares a los que existen en las profundidades de nuestro planeta, aunque por supuesto, con total ausencia de luz solar.

En cualquier caso, habrá que esperar a que la agencia espacial de la NASA confirme todas estas hipótesis con futuras investigaciones y observaciones, aunque las esperanzas científicas son importantes.