Vivir nuevas experiencias, la clave de la felicidad
Es la pregunta del millón, la razón de nuestro existir, lo que da sentido a la vida, eso que hace que valga la pena: la búsqueda de la felicidad. ¿Cómo conseguirla?

No andaban erradas esas frases populares que sitúan la felicidad en el viaje y no en el destino. O, como decía Gabriel García Márquez, el mundo se equivoca cuando quiere vivir en la cima, “sin saber que la verdadera felicidad está en la forma de subir la escarpada”.

En el viaje está la felicidad

La salud, el dinero, el amor… todo eso está muy bien, cómo no, y es imprescindible, en especial la salud, si bien la falta de dinero y el desamor también pueden hacernos ganarla o perderla. Al mismo tiempo, la universal tríada trío nos ayuda a vivir experiencias nuevas, pero sólo nosotros somos capaces de vibrar con emociones intensas, qué duda cabe. Sin embargo, hay actividades que nos procuran felicidad, y no tienen nada que ver con las compras compulsivas ni, en general, con adquirir cosas materiales.

Al menos, así lo afirma la ciencia. Según un estudio de la Universidad Estatal de San Francisco, en Estados Unidos, la clave para ser feliz es generar recuerdos a partir de experiencias y vivencias personales que suelen conseguirse viajando.

Vivir nuevas experiencias, la clave de la felicidad
La investigación concluye que consumir aporta una gratificación momentánea. Con el tiempo, sin embargo, nos queda una sensación de vacío. Sólo las experiencias positivas que nos dejan huella son una auténtica inversión para un futuro feliz.

En este sentido, el amor puede ser también un viaje. Otro tipo de viaje, pero no por ello menos emocionante. Por lo tanto, de acuerdo con este trabajo, la mejor inversión está en las vivencias que crean recuerdos maravillosos que son incombustibles. El Santo Grial de la felicidad, al fin y al cabo, se encuentra en la aventura de la vida.