Volcanes en la cara oculta de la Luna
La sonda LRO (Orbitador de Reconocimiento Lunar) ha descubierto una zona volcánica en la cara oculta de la Luna que ha despertado el interés de la comunidad científica. Se trata de un punto caliente localizado anteriormente, pero que no había sido posible explicar hasta ahora. La extraña ubicación de esta singular formación de lava es clave para proporcionar más datos sobre la historia del satélite terrestre y establecer nuevas teorías acerca de su formación geológica.

El hallazgo ha sido publicado por la revista especializada Nature Geoscience y tiene una extensión que ronda los 25 y 35 kilómetros de longitud. Además está situada en medio de dos cráteres muy antiguos y de gran tamaño. Aunque el descubrimiento de esta zona volcánica se remonta al año 1998, no ha sido hasta ahora cuando los científicos han obtenido más datos de esta formación que recibe el nombre de anomalía de torio Compton-Belkovich, por sus descubridores.

Un vulcanismo silícico más peculiar de lo que se pensaba en un primer momento, y que obliga a los expertos astrónomosa replantear ciertas teorías sobre la historia y la evolución de la Luna. Si comparamos este volcán con los terrestres observamos ciertas diferencias, debido sobre todo al origen del satélite. Según apuntan algunas teorías, la Luna se creó cuando un cuerpo del tamaño de Marte colisionó con nuestro planeta. La ausencia de atmósfera y sus pequeñas dimensiones hicieron que el océano de magma de la Luna se enfriara rápidamente, dando lugar así a nuestro satélite.

Este último descubrimiento ayudará a los científicos a conocer mejor las singulares características de este peculiar punto caliente. La actividad volcánica de la Luna que cubrió de lava determinadas partes de la superficie lunar es para la comunidad científica una pregunta pendiente de resolver, y a partir de ahora más cerca que nunca de conseguirlo.