Almacenan todos los sonetos de Shakespeare en una molécula de ADN