El amor entre perro y humano permitió la domesticación