Amy Martin también era científica en el CSIC