Los antiguos europeos eran de piel oscura