Aparece en el Pacífico una isla de piedras flotantes tan grande como Sicilia