Astrónomos europeos descubren un planeta que podría ser habitable