Científicos españoles dan una explicación al aura de las personas