Científicos revelan que somos más tontos que hace dos siglos