Comer insectos nos permitió tener el cerebro más grande