El córtex cerebral de las ratas funciona como Internet