Descubierta la bacteria que convierte toxinas en oro