El deseo entre las personas depende de chispazos cerebrales