Descubren que el águila devoradora de hombres existió de verdad