El cerebro de los Neandertales se desarrollaba de manera diferente que el nuestro