El genoma del abeto de Navidad es siete veces más complejo que el humano