El interior de Marte no es rojo, sino gris