El lenguaje comenzó en África