El misterio de Faetón: medio cometa, medio asteroide