El ombligo es un lugar repleto de bacterias nocivas