El otro “Sol” de nuestro Universo