El Sthenurus, el canguro gigante que caminaba