El universo experimentó una ola de calor en sus comienzos